Inicio Motor La subida del impuesto de matriculación encarecerá 12 euros mensuales la letra...

La subida del impuesto de matriculación encarecerá 12 euros mensuales la letra del coche

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

La compra de un coche vendrá acompañada de una subida de 12 euros en la letra mensual para el conductor a partir del 1 de enero de 2022 con motivo de la entrada en vigor del nuevo impuesto de matriculación, según Unoauto, el portal de vehículo nuevo de Sumauto.

La entrada de la normativa de emisiones WLTP, tras el fin de la moratoria en 2021, afectará a la mitad de la oferta actual de coches a la venta y la falta de stock con una demanda “viva” que provoca un encarecimiento de los precios, en paralelo a la caída de los descuentos.

Así, los 250.000 pedidos de vehículos que arrastran los concesionarios de 2021 y aún no entregados tendrán que absorber la subida del impuesto de matriculación al computar en las matriculaciones en 2022, por lo que no solo llegan más tarde, sino que también serán más caros.

Desde el portal han indicado que el incremento tiene cierto cariz psicológico, teniendo en cuenta que en España hasta ocho de cada diez compras son financiadas, frente a las seis de cada diez en Europa, en periodos normalmente de cuatro o cinco años, cuando la subida se diluye entre las letras.

En este sentido, el precio medio de un vehículo nuevo a fin del primer semestre de 2021 (último dato disponible) fue de 20.291 euros, según la Agencia Tributaria, frente a los 19.019 euros del mismo periodo del año anterior, es decir, un 6,7% más.

Se trata de una dinámica “alcista” que supera por mucho la subida salarial en España de estos últimos años, que entre 2018 y 2019 (último dato disponible de la Encuesta de Estructura Salarial del INE) fue del 1,6%.

Desde Unoauto han insistido en que el factor clave para un conductor a la hora de adquirir un vehículo nuevo no es tanto su precio final, sino la capacidad de acceder económicamente a él, es decir, qué parte de su renta mensual debe dedicar a financiarlo y, en el actual contexto, los sueldos suben en menor proporción que los coches.