Inicio Motor El automóvil pide seguridad jurídica para impulsar el vehículo electrificado

El automóvil pide seguridad jurídica para impulsar el vehículo electrificado

24
0

Coinciden en que “la música del Perte suena muy bien, pero falta ver la letra”

BARCELONA, 1 (EUROPA PRESS)

Representantes de los diferentes actores del sector automovilístico han pedido seguridad jurídica para impulsar el despliegue de los vehículos eléctricos, especialmente en lo que refiere a puntos de recarga.

Lo han dicho este viernes en una mesa redonda organizada por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) en el marco del salón Automobile, que se celebra en el recinto Montjuïc de Fira de Barcelona.

Han participado el gerente de desarrollo de negocio de movilidad eléctrica de Repsol, Carlos Bermúdez; la socio responsable de Automoción, Industria y Química de KPMG en España, Begoña Cristeto; el director de ventas de Nissan Iberia, Manuel Burdiel; el presidente de AER, José Martín Castro, y la directora de Industria y Medio Ambiente de Anfac, Arancha García.

Para ello, Cristeto ha pedido seguridad jurídica y que la ley sea igual en todas las comunidades autónomas “y si puede ser en toda la Unión Europea, mejor”, ha añadido.

Martín Castro ha lamentado que los consumidores no tienen la suficiente confianza por un problema de “exceso de noticias y de regulación”, que, textualmente, ha alterado el paradigma mental del consumidor, que ha pasado a comportarse como un inversor.

PUNTOS DE CARGA

La cantidad y tipo de puntos de recarga eléctrico es el punto clave para que el vehículo eléctrico se pueda asentar en el mercado.

Martín Castro ha señalado que el sector “no ha llegado al ciudadano tipo que no tiene una solución de carga en casa” y que no se le ha dado una solución en la que el coche eléctrico no provoque una reducción de su movilidad.

Bermúdez, por su parte, ha apuntado que los puntos de recarga “tienen que estar situados en emplazamientos estratégicos y adecuados a la recarga”, es decir, que no haya puntos de recarga lentos en una estación de servicio o rápidos en una vivienda.

Para García, el gran reto de los fabricantes de vehículos es “cambiar la mentalidad de los consumidores”, algo que necesita oferta comercial, prestaciones adecuadas y que sea accesible para todos.

PERTE

Los diferentes actores han coincidido en señalar que “la música del PERTE suena muy bien, pero hay que ver la letra” concreta del documento.

Cristeto ha explicado que hay que definir toda la cadena de valor del vehículo eléctrico, ya que se ha pasado de un modelo lineal a un modelo “con muchas cadenas de valor” que también incluye a empresas eléctricas, de datos o de gestión de flotas, entre otros.

Por su parte, Burdiel ha señalado que el PERTE debe eliminar dos grandes barreras para el vehículo eléctrico: la decisión de compra y la infraestructura de carga.