Inicio Motor Un coche recorrerá 6.300 kilómetros en Asturias para conocer la “conectividad real”...

Un coche recorrerá 6.300 kilómetros en Asturias para conocer la “conectividad real” del territorio

OVIEDO, 17 (EUROPA PRESS)

Un coche recorrerá en las próximas semanas un total de 6.300 kilómetros de carreteras en el Principado de Asturias, con el objetivo de conocer la “conectividad real” del territorio. El escáner que lleva integrado el turismo se encargará de hacer un mapeo acerca de la conectividad web, con una medición bajo la perspectiva del usuario, midiendo también la cobertura, la calidad de las llamadas y la calidad de conexión.

El consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, ha presentado este miércoles el vehículo, acompañado por el director general de Gestión de Infraestructuras Públicas de Telecomunicación del Principado de Asturias (Gitpa), Luis González.

La iniciativa, denominada ‘Drive Test’, servirá para saber con exactitud cuáles son las zonas blancas del territorio a las que no llega la cobertura web. Estos datos, ha explicado Sánchez, se pondrán a disposición de otras Administraciones y los teleoperadores.

“Necesitamos esa foto real para dirigir los esfuerzos”, ha dicho, remarcado que no se podrá llegar a todos los puntos del Principado con fibra óptica. En esos casos se proporcionaría la conexión a través de otro tipo de redes.

Por su parte, el director de Gitpa ha explicado que esta será una medición bajo la perspectiva del usuario. Así, además del escáner se han incorporado tres teléfonos móviles que reciben los parámetros de usuario como la calidad de voz en llamada, la calidad de navegación o la rapidez de descarga de páginas web. Todos los datos que se reúnan se agruparán en una página web que será de acceso libre para la ciudadanía, a fin de que cualquier persona pueda consultar qué posibilidades de conexión tiene en su lugar de residencia.

El vehículo comenzará este miércoles la medición en Allande y, en función de la climatología, prevé desarrollar su labor de campo durante cuatro o cinco semanas. Después los técnicos dedicarán casi medio año en procesar los datos, con lo que el primer agregado de datos se espera para el verano que viene.

El año que viene, ha explicado el director de Gitpa, se realizará una segunda medición para ver cómo ha evolucionado la conectividad.