Inicio Motor UGT CyL: “En el sector del transporte de mercancías no faltan trabajadores,...

UGT CyL: “En el sector del transporte de mercancías no faltan trabajadores, faltan personas que quieran ser esclavos”

MotorOn_LogoOficial

VALLADOLID, 9 (EUROPA PRESS)

La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT Castilla y León (FeSMC UGTCyL) ha denunciado la difícil situación del sector del transporte de mercancías y ha advertido de que no faltan trabamadores, faltas personas que quieran ser esclavos”.

Así lo ha denunciado el responsable de dicha federación, Héctor Yágüez Martín, que, junto a Juan Antonio Martínez Salvadores, responsable del Sector de Carreteras, Urbanos y Logística, ha analizado la situación por la que atraviesa el transporte de mercancías y de viajeros en Castilla y León y las causas de la falta de conductores en el sector.

Yágüez ha recordado que “el sector del transporte de mercancías ha sido esencial durante lo más virulento de la pandemia” y, sin embargo, “siguen sin ofrecer unas condiciones de trabajo atractivas porque, pese a estar ya en el siglo XXI, corresponden a otros siglos de la historia”.

Por su parte, el responsable del Sector de Carreteras, Urbanos y Logística que, además, es conductor profesional, ha lamentado que hasta el momento los medios solo se hayan hecho eco de las quejas de una patronal incapaz de encontrar trabajadores para sus empresas de transporte.

Una patronal que, como apunta Martínez Salvadores, achaca la situación al elevado coste que supone el carné de conducir vehículos pesados cuando, sin embargo, el precio del curso que capacita a los maquinistas de Renfe ronda los 24.000 euros y las academias tienen listas de espera.

“También lo achacan a las condiciones laborales que tenemos los conductores. Sin embargo, adolecen de cierto cinismo porque delante de los micros aluden a las duras condiciones laborales, convirtiéndose en trabajadores, pero luego se niegan a negociarlas para mejorarlas y vuelven a ser empresarios”, añade Martínez Salvadores.

SUELDO MEDIO DE 1.300 EUROS AL MES

Aunque la patronal asegura que los conductores cobran en torno a 1.800 ó 2.200 euros, UGT precisa que estos salarios incluyen gastos o dietas, porque la manutención y los alojamientos corren a cargo del trabajador, por lo que el sueldo medio que finalmente percibe el conductor ronda los 1.300 euros en Castilla y León.

En palabras del responsable del sector de transporte de UGT, “las patronales han optado por la tarifa plana. Es decir, te pagan lo mismo trabajes unas horas u otras porque su salario siempre va a ser el mismo. Si firmamos en un convenio 1800 horas, el conductor deja de percibir una media de 700 horas anuales que tampoco cotiza para la Seguridad Social y el Estado deja de recaudar para sus arcas, por eso tampoco tenemos una jubilación digna”.

DESEQUILIBRIO TERRITORIAL

También UGT ha denunciado el problema del desequilibrio territorial que padece el sector en Castilla y León debido a que existen nueve convenios sectoriales (uno por cada provincia), de ahí que en cada provincia hay un sueldo y puede llegar a variar en torno a los 2.500 euros anuales entre unas y otras.

Burgos es la que recoge el sueldo más alto y León el segundo más bajo. Dentro de la comunidad, por tanto, existen empresas que se deslocalizan de una provincia a otra por este motivo.

En la misma línea, denuncian que los últimos contratos obligan a la carga y descarga a los conductores sin abonarlas aparte, lo que supone, al menos, un par de horas más de carga de trabajo. Esto sucede a menudo antes o después de diez horas de conducción, lo que supone un peligro para sus propias vidas y para el resto de conductores.

Asimismo, lamentan la escasa o nula posibilidad de conciliación de vida laboral y vida personal de los trabajadores del sector, en referencia a que un transportista internacional puede estar hasta 15 días fuera de casa y perderse momentos relevantes de su vida familiar.

“Si a esta circunstancia se suma la soledad que supone vivir a largas temporadas en una cabina de un camión de cuatro metros cuadrados, el deterioro de la salud mental es evidente. Tampoco la mayoría de las áreas y de las cabinas están adaptadas a las mujeres, lo que afecta directamente al desequilibrio de ocupación en el sector entre hombres y mujeres”, critican.

Por otra parte, denuncian que el conductor es el último eslabón en la cadena del transporte, lo que conlleva que, si llega a una hora en la que no pueden atenderte en la empresa o almacén de recepción, se ven obligados a esperar e incluso a pasar la noche aguardando a que vuelvan a su horario y puedan atenderles y descargar la mercancía.

Según el sindicato, otra circunstancia habitual es la de que los mandos intermedios obligan amenudo a los conductores a saltarse la ley conduciendo más tiempo del debido a cambio de asumir la multa que conlleva.

No obstante, tal y como explica el portavoz de la organización sindical “si yo, como consecuencia de haber trabajado más tiempo del debido, tengo un accidente, la responsabilidad penal es mía y puede conllevar retirada del carné y, por tanto, de mi medio de vida, y cárcel”.

También apuntan que la Junta solo ha tratado de contribuir a la mejora del sector a través de una subvención, reclamada por la patronal y rechazada por los agentes sociales, para formar a conductores. De los 15.000 conductores que se necesitan, la junta concedió una ayuda para formar apenas a 42 alumnos en una autoescuela.

Por eso, reclaman que las ayudas sirvan para crear áreas de descanso dignas y adaptadas a ambos sexos, fomentar cursos de formación y prevención de riesgos laborales y para ayudar a aquellos trabajadores que en la pandemia se quedaron en Erte.