Inicio Motor El Real Madrid se mide mañana al Elche en el Martínez Velero...

El Real Madrid se mide mañana al Elche en el Martínez Velero tras su tropiezo ante Osasuna

MotorOn_LogoOficial

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El Real Madrid tratará de olvidar su último tropiezo ante Osasuna en la visita este sábado (14:00 horas) al Estadio Martínez Valero, donde le espera un necesitado Elche que aspira a mostrar su mayor fortaleza como local y repetir sus dos actuaciones de la temporada pasada ante el rival blanco.

De nuevo, el buen estado de ánimo madridista tras sus dos importantes victorias a domicilio, una de ellas en el Clásico ante el FC Barcelona, se vio frenado repentinamente por su empate sin goles (0-0) el pasado miércoles en un Santiago Bernabéu donde le está costando arrancar y ahora debe recuperar los puntos perdidos ante un conjunto franjiverde, que le planteará un partido en el que tendrá que aplicar paciencia y mayor inspiración ofensiva.

Carlo Ancelotti reconoció que pese al 0-0 le gustó el partido, sobre todo el segundo tiempo, de sus jugadores, pero también admitió ciertos problemas ofensivos cuando no tienen espacio para poder hacer sus peligrosas y veloces transiciones. Osasuna sólo sufrió realmente cuando le permitió correr y Fran Escribá lo tendrá también bien estudiado para evitar que se den esas situaciones.

El Real Madrid no se va a encontrar a un Elche que le vaya a dejar demasiados resquicios y que le obligará a mejorar en los metros finales cuando tenga la pelota. El pasado miércoles fue una nueva prueba de que sin el desborde de Vinicius o la ‘magia’ de Benzema, el 13 veces campeón de Europa sufre ante defensas ‘amuralladas’ por el centro y que le hacen abusar en muchas ocasiones de los centros laterales.

El técnico italiano, que ha dado descanso a Benzema, deberá buscar soluciones para esta visita a un Martínez Valero en el que el conjunto madridista suele tener dificultades y donde el año pasado sólo pudo arrancar un empate a uno para despedir el 2020. Además, en la vuelta de Valdebebas el Elche fue ganando a poco más de un cuarto de hora antes de verse remontado en el 93 por un gol de Benzema.

De momento, el de Reggiolo recupera a Modric, baja de última hora el miércoles y cuyo hueco fue ocupado por Camavinga, y podría devolver al once a Rodrygo, que dejó su sitio a Asensio. También regresa Isco y dada la ausencia de Benzema, el partido podría ser una oportunidad para Eden Hazard, que no jugó el Clásico y apenas tuvo 20 minutos el miércoles.

Otra de las novedades en el once podría estar con la inclusión en defensa de Marcelo en busca de dotar de más presencia ofensiva al equipo en detrimento de perder algo de la firmeza defensiva que le da por el contrario Mendy. El brasileño estuvo activo y pisó mucho con peligro el área ante los de Jagoba Arrasate.

A VUELTAS CON EL VAR

Enfrente, estará un Elche que marcha decimoquinto en la clasificación con 10 puntos, a tan sólo dos del descenso, y al que le está costando arrancar un proyecto ambicioso con jugadores de buen nivel internacional, caso de los argentinos Pastore y Benedetto, destinado a evitar agobios.

Sin embargo, el conjunto de Fran Escribá recibirá al Real Madrid sin poder abandonar el momento irregular en el que ha iniciado la campaña y que le ha llevado a sumar solo dos victorias, aunque aún no conoce la derrota en su feudo.

El equipo franjiverde no ha sido capaz de ganar en las tres últimas jornadas, con sólo un punto sumado ante el Espanyol y las derrotas ante el Rayo y Alavés, pero en el Martínez Valero ha estado sensiblemente mejor y se mantiene invicto, con un triunfo (Celta) y cuatro empates.

El técnico valenciano, con la baja de Pablo Piatti en ataque, podría optar por apostar también, como hizo Arrasate, por poner tres centrales para protegerse más, pero no renunciará a hacer daño arriba con la figura de un Lucas Boyé que está siendo el mejor de la campaña. Lucas Pérez se perfila como su acompañante, mientras que Fidel y Tete Morente podrían ser la ‘amenaza’ local por las bandas.

Escribá da por olvidado el tanto anulado a Guido Carrillo por el VAR en Vitoria, muy similar al logrado por Kylian Mbappé en la final de la Liga de Naciones contra España que sí fue dado por válido, y se centra en remontar en la tabla con su ideario: el equilibrio y ‘mirar’ la portería contraria.