Inicio Motor El estudio Pioneers propone nuevas protecciones para motoristas y renovar los test...

El estudio Pioneers propone nuevas protecciones para motoristas y renovar los test de homologación

19
0

Estima hasta un 24% menos de muertes y calcula que supondrían un ahorro en sanidad para la administración

BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS)

El estudio Pioneers sobre seguridad de los motoristas, realizado por 16 entidades y financiado por la UE en el marco del proyecto Horizon 2002, incluye en sus recomendaciones la creación de nuevas protecciones para conductores de motos y actualizar los protocolos de homologación de elementos como el casco para que “evolucionen de acuerdo a lo que las lesiones reales muestran”.

El proyecto se ha presentado este miércoles en la sede del RACC en Barcelona y han intervenido el presidente del RACC, Josep Mateu; el director general de Tráfico, Pere Navarro, y el director del Servei Català de Trànsit, Ramon Lamiel.

Entre las nuevas protecciones, se ha diseñado un casco que protege en los puntos más frecuentes de impacto –en base a un estudio de 1.400 accidentes–, una chaqueta con airbag de un tejido más resistente a las actuales para evitar heridas durante una caída y un protector pélvico pensado para motos de carretera que tienen el depósito de gasolina entre las piernas del conductor.

También han diseñado unas botas que aseguran protección en todos los sentidos de rotación del tobillo, un airbag para los laterales de la moto pensado para accidentes a velocidades no muy altas y un protector de piernas para scooters, similar al que se usa para el frío pero con foam para amortiguar golpes.

Respecto a elementos de seguridad para la moto, proponen un freno que se activa automáticamente antes del impacto y puede reducir la velocidad hasta 15 kilómetros: el estudio calcula que este elemento podría reducir un 24% los accidentes mortales, un 17% las lesiones graves y un 19% las leves.

Los autores del estudio calculan que si este elemento tuviera una penetración en el mercado del 2%, en cinco años supondría un ahorro de 51 millones de euros en toda Europa a nivel sanitario y laboral, por lo que animan a las administraciones a que “invertir, favorecer y promocionar este tipo de soluciones es claramente rentable”.