Inicio Motor El Punto de Lectura de La Rosaleda ofrece el recital de parapoesía...

El Punto de Lectura de La Rosaleda ofrece el recital de parapoesía del riojano Jorge Martínez Sanz

23
0
MotorOn_LogoOficial

LOGROÑO, 3 (EUROPA PRESS)

El Punto de Lectura de La Rosaleda ofrece este viernes, a las 21,00 horas, el recital de parapoesía ‘Bagatelas, flores prodigiosas y alguna que otra golmajería’, del autor riojano Jorge Martínez Sanz, conocido como Coke Martínez.

Con esta provocativa intervención de parapoesía, Coke Martínez promete no dejar indiferente a las personas que aprecian la poesía como un terreno libre, abierto y lleno de posibilidades artísticas.

Coke Martínez, parapoeta militante, “harto de ser y no ser; cansado de ir a recitales de poesía y volver con ganas de patíbulo o guillotina y de que los autoproclamados poetas miren al resto por encima del hombro”, presenta la parapoesía “como remedio eficaz de vendehúmos, que te quitará para siempre las alergias y eccemas que provocan las rimas y sus manidas metáforas; y, en algunos y excepcionales casos, erradica también el mal de amores”.

Coke Martínez anuncia que demostrará que “lo bufonesco no está reñido con lo profundo y que hay un lado solar, más allá de los sombríos territorios y del ayayay de la poesía contemporánea”; y promete suicidarse metafísicamente en su recital.

Este parapoeta se define como “un cantamañanas a tiempo completo. Letraherido, buscavidas, pelagatos, aunque si he de elegir ser una palabra compuesta, escogería rodamundo. Con el asombro en flor, más parezco un cronopio que un riojano de pura cepa. Mi flaca figura tiene más que ver con que no tenga carné de conducir, que con el deporte”.

“Eso sí, soy del gremio de los flaneurs y camino mucho, sobre todo erráticamente (esto también se puede aplicar a mis sueños): el término andurriero lo prefiero a paseante o andariego. El día que descubrí que era un mal poeta fue el más feliz de mi vida. Desde entonces, me lo paso pipa o piruleta escribiendo bagatelas y divertimentos; algo así como un microrrelato, pero faltándole el respeto al género y añadiendo una pizca de picante o poesía”.