Inicio Motor Guggenheim Bilbao explora la dimensión artística del automóvil en una muestra comisariada...

Guggenheim Bilbao explora la dimensión artística del automóvil en una muestra comisariada por Norman Foster

31
0
MotorOn_LogoOficial

La exposición, que vincula diseño y creatividad, exhibe hasta el 18 de septiembre 38 coches de lujo, ejemplo de innovación y vanguardia

BILBAO, 6 (EUROPA PRESS)

El Museo Guggenheim Bilbao ha presentado este miércoles la exposición “Motion. Autos, Art, Architecture”, una muestra abierta hasta el 18 de septiembre y diseñada por Norman Foster, que recorre la dimensión artística del automóvil y su vinculación al arte y ámbitos creativos paralelos de la pintura, la escultura, la arquitectura, la fotografía y el cine.

Patrocinada por Iberdrola y Volkswagen Group, la exposición ha sido organizada por el arquitecto británico, con un enfoque integrador que pone de manifiesto y cuestiona la separación entre las distintas disciplinas y ofrece la visitantes una exploración de los modos en que estas se relacionan visual y culturalmente a lo largo de la historia del automóvil.

Tal y como ha confesado el director del museo, Juan Ignacio Vidarte, durante la presentación, en la que han tomado parte tanto su comisario Norman Foster, como el consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el CEO de Volkswagen, esta exposición “va a marcar un hito” en la historia del Guggenheim.

Vidarte ha recordado que el origen de la muestra se remonta 3 años atrás y, desde el principio, fueron conscientes de su complejidad, independientemente de los problemas que han tenido lugar en ese tiempo, como la pandemia o la crisis de Ucrania.

Asimismo ha reconocido que su instalación y confección han cobrado dimensiones “épicas” y ha sido el montaje más “complejo” en los 25 años de historia del museo, se ha congratulado de que al final, haya podido salir adelante “contra viento y marea” y supera “en ambición” a la que repasó la historia de la motocicleta exhibida en 1999.

Preguntado por si está previsto que la muestra viaje a algún otro emplazamiento, Vidarte ha dicho que no se ha planteado aunque no están cerrados a ello, aunque, su larga duración, dificulta la prolongación de los préstamos, ha reconocido.

La exposición se despliega en diez espacios de la segunda planta del Museo y cada una de las siete galerías aborda un tema, en un orden cuasi cronológico que parte de los inicios, continúa con las salas tituladas Sculptures, Popularising, Sporting, Visionaries y Americana, y concluye con lo que el futuro de la movilidad puede deparar.

RECORRIDO CRONOLÓGICO

Estos títulos temáticos de las salas ordenan el recorrido de manera cronológica la exposición, y cada sala aborda un momento histórico particular o un tema concreto en la que se hace patente la intersección del diseño industrial, el arte y la arquitectura. La selección de obras incluye creaciones, entre otros, de Andy Warhol, Alexander Calder, Frank Lloyd Wright, Christo o Brancusi.

El espacio final, “Future”, incluye el trabajo de una joven generación de estudiantes de 16 escuelas de diseño y arquitectura de cuatro continentes, que fueron invitados por la Norman Foster Foundation a imaginar cómo sería la movilidad a finales de este siglo, coincidiendo con el momento en se cumpliría el bicentenario del nacimiento del automóvil.

Los cuatro espacios restantes incluyen un pasillo que presenta una cronología y una experiencia sonora inmersiva, un estudio de modelado en arcilla en funcionamiento, y una zona dedicada a maquetas.

La exposición analiza las afinidades existentes entre la tecnología y el arte, desde el uso del túnel de viento para dotar al automóvil de formas aerodinámicas, que tuvo su eco en las obras del movimiento futurista y de otros artistas de la misma época, a su reflejo en el diseño industrial de todo tipo de productos, desde electrodomésticos hasta locomotoras.

Se han reunido para la ocasión cerca de 40 automóviles, una selección de los mejores de cada clase en lo que respecta a su belleza, singularidad, progreso técnico y visión de futuro.

Ubicados en el centro de las salas y rodeados de importantes obras de arte y arquitectura, muchos de ellos se presentan por vez primera ante un público amplio, pues no habían abandonado nunca las colecciones privadas o instituciones públicas a las que pertenecen.

La exposición se despliega en diez espacios del Museo de su segunda planta y cada una de las siete galerías aborda un tema, en un orden cuasi cronológico que parte de los inicios, continúa con las salas tituladas Sculptures, Popularising, Sporting, Visionaries y Americana, y concluye con lo que el futuro de la movilidad puede deparar.

Future incluye el trabajo de una joven generación de estudiantes de dieciséis escuelas de diseño y arquitectura de cuatro continentes, que fueron invitados por la Norman Foster Foundation a imaginar cómo sería la movilidad a finales de este siglo, coincidiendo con el momento en se cumpliría el bicentenario del nacimiento del automóvil.

‘ARTEFACTO’ CULTURAL

En su intervención, Norman Foster ha destacado que, “más que ningún otro invento, el automóvil ha provocado una transformación radical del paisaje urbano y rural del planeta, así como de los estilos de vida del ser humano” y es, a su parecer, “un artefacto cultural importante por derecho propio”.

Tal y como ha explicado, “al hallarnos en el umbral de una nueva revolución de la energía eléctrica, esta exposición podría contemplarse como un réquiem por los últimos días de la combustión”.

El arquitecto ha indicado que la elección de los vehículos expuestos ha sido hecha con “total libertad” y solo obedece a una elección “personal” a partir de dos temas centrales: la belleza y la tecnología, conceptos, ha añadido, que, “a veces se unen de forma imperceptible en el diseño de un automóvil y, otras se separan”.

“ELECTRIFICACIÓN”

Por su parte, Ignacio Sánchez Galán y Herbert Diess han coincidido en la importancia clave que tendrá la electrificación en el futuro sostenible del automóvil.

Para Galán, la muestra aborda la tendencia “imparable” hacia la electrificación que la automoción comparte con otros sectores productivos, e incluso se aventura a dibujar “escenarios de futuro” para esta industria a partir de tres ejes: “el uso de nuevas tecnologías digitales, la innovación en el diseño y la maximización del cuidado del medio ambiente a través de las energías renovables y la economía circular”.

Mientras que para el consejero delegado de Iberdrola, el siglo XXI será “el de la electricidad producida con tecnologías sostenibles de forma medioambiental”, para el CEO de Volkswagen, “la solución a la movilidad es, definitivamente, electrificar”.

Lograr ese objetivo, a su parecer, pasa por buscar las soluciones “juntos”, industria de la energía y fabricantes de coches, para poder desarrollar proyectos conjuntos de cara a solucionar el problema de una movilidad “contaminante”.

Diess ha remarcado que “el automóvil es el medio de transporte más utilizado y apasionante y ha venido para quedarse”. Hacia el año 2030, ha añadido, la movilidad habrá experimentado “una transformación profunda” y su evolución ha sido “fascinante y se refleja de manera significativa en los automóviles, el arte y la arquitectura”.

A su juicio, “las marcas, el diseño y la experiencia de usuario desempeñarán un papel aún más importante en el futuro de la movilidad a medida que los coches se conviertan en nuevos espacios para vivir y la creatividad y la innovación son factores cruciales para impulsar el cambio”, ha concluido.

La exposición está organizada por el Museo Guggenheim Bilbao y la Norman Foster Foundation, patrocinada por Iberdrola y Volkswagen Group y cuenta con la colaboración de AIC-Automotive Intelligence Center en Future, Cadillac, en el Clay Modelling Studio y de Sennheiser en la experiencia sonora inmersiva, así como de Gestampo como Mecenas.


- Te recomendamos -